Inicio Mercadeo y Promoción La psicología del Marketing

La psicología del Marketing

4878
6
Compartir

Hoy en día, las empresas a través del Marketing buscan generar ‘engagement’ y una conexión que nunca antes se había buscado. A través del Marketing interactivo y de la apelación a los sentimientos, se busca generar una relación con el consumidor, mejorar su experiencia de compra a través de las emociones que ésta le generan.

El enfoque de la estrategia de marketing está en venderle al corazón, no al cerebro. Lograr que el cliente se sienta tan identificado con la marca que decida comprar y convertirse en suscriptor de la misma.

Para esto es indispensable usar la psicología. Apelar a sentimientos y emociones que generen el impulso de compra. Algunas de las emociones que debes transmitir a la hora de vender tu producto o servicio son:

Confianza:

Una de las emociones fundamentales en toda relación. El cliente debe sentir que puede confiar en la marca, que es su aliado, que busca su bienestar. Cuando esto se pierde, se pierde todo, así que cuida y valora la confianza que te den.

Poder:

A todos nos gusta tener el control de las cosas y en el caso del cliente pasa igual. Cuando el consumidor sabe que tiene el poder de decidir si realiza la compra o no lo pone en una posición ganadora.

Confusión:

Éste no se refiere a generarle confusión al cliente sino hacerle saber que la respuesta a lo que está buscando es tu producto o servicio. Hazle saber que tienes lo que necesita.

Inspiración:

Una de las emociones más difíciles de generar es la inspiración. Para hacerlo, debes conocer exactamente lo que quiere tu público objetivo e integrarlo en tu mensaje. Una marca que sabe manejar muy bien ésta emoción es Apple.

Entusiasmo:

Resalta el valor de tu producto o servicio y hazle entender al público que tu producto es fantástico y va generar en ellos emociones indescriptibles.

Envidia:

Enfocado desde un punto de vista positivo, esta puede ser la clave del éxito de tu marca. Resalta las bondades de tu producto o servicio y genera la necesidad de pertenencia en el público, que se convierta en una obligación tenerlo. Otro ejemplo de lo que hace Apple.

Esperanza:

Haz que tu público objetivo se atreva a soñar con tu marca. A saber que hay algo muy bueno en el destino para él y que tú lo acompañas en el camino. Ésta es una de las emociones más fuertes y poderosas que puedes generar.

Diversión:

Transmite alegría en tu mensaje y triunfarás. Todos queremos divertirnos y todos queremos rodearnos de marcas que se divierten.

Afecto:

Al vender, piensa en que las personas cuando compran un obsequio lo hacen porque sienten afecto por la otra persona así que transmite ese mismo cariño en tu producto o servicio.

Empatía:

Identifícate con tu público. Conoce bien cuáles son sus preferencias y gustos y hazles saber que los entiendes, que sabes cuáles son sus necesidades y que tú estás allí para satisfacerlas.

Y tú, ¿a qué emoción apelas cuando vendes tu producto?
Fuente: Wix

6 Comentarios

Deja un comentario