Inicio Historias Robin Good: Alimentos naturales, artesanales, con alma

Robin Good: Alimentos naturales, artesanales, con alma

150
0
Compartir

El joven Luis Font, licenciado en Economía Empresarial, con especialización en marketing y ventas; nunca ha dejado de incorporar en sus proyectos opciones novedosas con las que aspira a mejorar el mundo. Tal es el caso de su empresa social Robin Good; con la que busca ayudar a personas en riesgo de exclusión social a empoderarse a través del trabajo.

Robin Good: Alimentos naturales, artesanales, con alma

A través de su trabajo, Luis Font; había tenido la oportunidad de conocer empresas muy pequeñas; que daban empleo a grupos de personas discapacitadas o en riesgo de exclusión social; y que le habían comentado que si pudieran tener más ventas no dudarían en contratar más empleados. Entonces, pensando en cómo apoyarlos, decidió montar una distribuidora de alimentos elaborados por estas empresas.

Al principio distribuía productos de empresas sociales como: mermeladas de La Fageda, vinos y aceites de L’Olivera, galletas de El Rosal, agua Auara, y chocolates de Casa Dalmases; que trabajan y producen con colectivos en riesgo: discapacitados físicos y/o intelectuales, jóvenes con dificultades, personas en programas de inserción laboral, etc.

Aunque logró subirles las ventas se dio cuenta de que no estaban siendo suficientemente competitivos. Por eso decidió desarrollar la marca Robin Good y crear empaques llamativos para vender galletas, palitos de pan y cremas, elaborados por las mismas empresas con las que colaboraba.

La meta, lograr que, en los supermercados, así como hay pasillos con productos orgánicos y ecológicos, exista también una sección dedicada a productos que tienen una historia social detrás, pues han sido elaborados por personas en riesgo de exclusión, con alguna discapacidad, diversidad funcional o sin hogar. Una manera de concientizar a todos de que si como sociedad queremos salir adelante tenemos que hacer más por integrar a estas personas y apoyar a todas las empresas que les brindan trabajo.

¿Podría crearse una certificación de empresa social a nivel mundial; para que el consumidor pueda reconocer cuando se trata de un producto social?

POR CIERTO

Entre los más de 100 productos que distribuye Robin Good  están los chocolates elaborados por personas con discapacidad, el aceite de oliva producido por agricultores locales sin empleo, o las bebidas a base de uva, cultivadas y elaborados por jóvenes con diversidad funcional.

Deja un comentario