Inicio Historias Java Jacket, la innovadora chaqueta del café

Java Jacket, la innovadora chaqueta del café

126
0
Compartir

Tras dejar a su hija en el colegio; Jay Sorensen se dirigió a comprar un café por la ventanilla de una popular cafetería. Allí, al no poder soportar la alta temperatura del mismo, tuvo que soltar el vaso; derramando su contenido sobre sus muslos. Un accidente que sirvió para crear uno de los inventos más millonarios de la historia del café: La Java Jacket.

Java Jacket, la chaqueta del café

En 1991, los vasos de café se entregaban sin protección alguna o simplemente envueltos en una servilleta, por lo que cargarlos mientras se intentaba soportar su alta temperatura era toda una odisea. Razón por la cual, tras su accidente, Jay Sorensen comenzó a cuestionarse sobre cómo podría hacer que llevar un café caliente fuese mucho más fácil.

Al llegar a casa conversó con su esposa su idea y decidieron asociarse. Inicialmente intentaron crear vasos de café con una funda incorporada, pero desistieron de esta idea porque determinaron que no sería rentable para las cafeterías.

Luego de semanas experimentando decidieron que, en lugar de construir el vaso completo, crearían una funda de cartón, independiente, que se añadiría a los vasos tradicionales que se entregaban en las cafeterías. Las pruebas fueron un éxito pues efectivamente el cartón aislaba el calor de los vasos.

El nombre del producto

Confiando en el potencial de su invento, tras cuatro años de papeleo; lograron patentar su idea bajo el nombre de “ Java Jacket ” (que traducido al español sería algo como “chaqueta de café”).

Comenzaron entonces a producir las fundas y venderlas a diferentes cafeterías de la ciudad. Con el dinero obtenido, invirtieron en la producción de más fundas y en el alquiler de un puesto en el “Coffee Fest” en Seattle; la mayor feria-exposición de cafeterías en el mundo.

5 minutos después de haber instalado su stand ya habían agotado la existencia del producto y comenzaron a recibir numerosos pedidos. Así el negocio comenzó a crecer a un ritmo imparable. Semana tras semana llegaban cientos de pedidos de cafeterías de todo el país. Al cabo de 6 meses, ya despachaban más de 100 cajas de fundas por día.

Poco tiempo después, dejaron la producción en casa y se establecieron en un local. Y decidieron consolidar el negocio a través de la personalización de las fundas con el logo de las cafeterías; superando los 2 millones de fundas vendidas por día.

Un esfuerzo que los ha posicionado como una de las cuatro compañías que más fundas para vasos de café venden en todo Estados Unidos. Y, que a medida que han crecido los ha impulsado a añadir a su catálogo versiones del producto más ecológicas y amigables con el medio ambiente, siendo éstas fabricadas con papel kraft natural o 100% reciclable y compostable.

¿Cómo una idea aparentemente sencilla supuso una revolución tremenda para el mercado en su momento?

POR CIERTO

La “ Java Jacket ” de Jay se exhibe en el Museo de Arte de Nueva York en una exposición que lleva por nombre “Obras Maestras Humildes”, junto a otros inventos geniales y a la vez sencillos, indispensables en la vida diaria, como el clip, el bolígrafo y la libreta post-it.

REDES

https://www.facebook.com/JavaJacket/

Deja un comentario