Inicio Blog Comer saludable y a bajo costo

Comer saludable y a bajo costo

4088
0
Compartir

La crisis económica que atravesamos actualmente hace que la gente gaste menos, y eso incluye la alimentación, sin embargo, sí se puede comer sano y barato.

Aquí te enseñamos cómo.

1.- Aprovecha el desayuno. Esta es la primera comida del día y la más importante de todas. Al hacerla en casa, puedes comer bien y saludable sin necesidad de gastar mucho dinero. Un desayuno completo debería constar de cereales, fruta y lácteos.

2.- Come a media mañana. Pero eso sí, no comas cualquier cosa. Evita caer en la tentación de comprar alguna merienda o chuchería para matar el antojo del mediodía, pues el bolsillo acaba resintiéndose varias semanas después. ¿Por qué no pruebas llevándote al trabajo una o dos piezas de fruta? La fruta no sólo es sana, también es barata, sobre todo si compras fruta de temporada.

3.- Llévate la comida al trabajo. Si eres de los que trabaja a jornada completa, quizá sea buena idea que lleves comida de tu casa al trabajo en un envase. Al llevarte la comida desde casa no sólo ahorras dinero, también ganas en salud.

4.- Controla las comidas fuera de casa durante los fines de semana, especialmente si vas con la familia. El alto precio que se tiene que pagar en algunos sitios cuando son muchas personas, termina afectando el presupuesto familiar. ¿Qué tal si inventas hacer una comida todos juntos en casa? Será divertido, entretenido y saludable,

5.- Aumenta la ingesta de frutas, verduras y legumbres. Estos alimentos tienen la virtud de ser igual de sanos que de baratos. Aprovéchate de ellos.

6.- Controla lo que gastas. Si quieres ahorrar en el carrito de la compra, vigila bien lo que gastas y fíjate bien en los precios y ofertas. Compra marcas blancas, son de excelente calidad pero mucho más baratas. Es posible reducir los gastos sin tener que renunciar por ello a la calidad.

7.- Mucho cuidado con los platos precocinados. Esos alimentos que ya vienen preempacados son muy fáciles de cocinar, son muy ricos y  baratos, por lo que no cuesta mucho aficionarse a este tipo de platos. Sin embargo, desde un punto de vista nutricional son un alimento muy pobre del que no conviene abusar.

Deja un comentario