Inicio Blog Come sano en vacaciones

Come sano en vacaciones

1638
0
Compartir

El calor, la playa, vivir en un hotel, estar fuera de la rutina, darse permiso para el placer... Todo eso representan las vacaciones, pero ese relax es también un atentado contra la alimentación saludable y volvemos a casa con más kilos que cuando nos fuimos.

Sin embargo, hay maneras de vigilar lo que comemos en vacaciones.  

  • Si eliges hacer un viaje en vacaciones, conduciendo tú mismo a tu destino, la búsqueda de alimentos sanos puede ser un poco más complicada. En vez de simplemente confiar en los alimentos grasientos que encuentras en tu camino como comida rápida, puedes optar por llevar tú algunos alimentos nutritivos en una cava o en algún otro recipiente fresco. Frutas y verduras, galletas, yogurt y demás lácteos, pequeños sándwiches de pavo y opciones saludables, son excelentes opciones para llevar contigo en el camino.
  • Si te hospedas en un hotel, un buen consejo es no prestarle atención al mini bar, ya que puede resultar una verdadera tentación. Si tu hotel ofrece un desayuno puedes escoger frutas, cerelas, y proteínas.
  • Si tu habitación tiene una cocina o microondas, también puedes considerar llevar tu propio alimento sano contigo.
  • Si eliges comer fuera, hazlo solamente cuando tengas hambre y en forma equilibrada. Los restaurantes sirven generalmente grandes porciones, asegúrate de comer sólo lo que necesites y no abuses en la cantidad. También puedes compartir las porciones con algunos de tus acompañantes, así comes menos y también gastas menos.
  • También recuerda que si consideras que 4 comidas al día es tu regla, puedes consumir pequeñas porciones de otro alimento como meriendas, eso ayudará a que llegues a la próxima comida con menos hambre y comas lo que realmente necesitas.
  • Una pauta fundamental es "ingerir abundante líquido, de  dos a tres litros por día. Puede ser agua, gaseosas light, aguas saborizadas o infusiones. En el verano, las altas temperaturas nos hacen transpirar y debemos reponer líquidos y minerales.

Aunque puede sonar difícil, el alimentarte en forma saludable en vacaciones no es un gran sacrificio. Todo lo que necesitas es un poquito de voluntad, y dejar pasar aquellos alimentos que sabes no son buenos para ti, sin dejar de comer aquello que realmente te gusta, pero sin hacer un hábito de éste.

(Fuente: www.innatia.com y www.edant.clarin.com)

 

 

Deja un comentario