Inicio Que necesito Las claves que necesitas para transformar tu día laboral

Las claves que necesitas para transformar tu día laboral

641
0
Compartir

Si sientes que el día no te alcanza, que trabajas duro y no avanzas en tus tareas importantes y te invade una frustración por no ser “productivo”, puedes estar tranquilo: no eres el único. Muchos empleados, jefes y dueños de negocios no se sienten satisfechos con su trabajo, al finalizar la jornada laboral. Esto tiene que ver principalmente con que creen que “el tiempo no les alcanza”. Sin embargo, en la mayoría de los casos, lo que se necesita, no es un par de horas extra. Sino aprender y dominar algunas técnicas para lograr que las horas con las que ya contamos rindan al máximo.

Distinguir lo esencial y lo no tan importante junto con enfocarnos en lo que realmente importa, son las claves para una vida personal y profesional exitosa y balanceada.

Las claves que necesitas para transformar tu día laboral

Elimina el ruido

No nos referimos a aislarte del entorno con un par de audífonos (aunque esto también es necesario de vez en cuando). Se trata de hacer de la sencillez tu estilo de trabajo. En lugar de dividir tu tiempo y energía en muchas actividades, aprende a invertirlos de forma inteligente. Esta tarea requiere una gran disciplina que al final, valdrá la pena.

Aprende a decir “no”

Muchas veces nos lamentamos de habernos comprometido con algo. De ahora en adelante, antes de decir que “sí”, pregúntate: “¿en realidad puedo cumplir esta solicitud considerando el tiempo y los recursos de que dispongo?” “¿Es esto lo más importante que debería estar haciendo con mi tiempo y mis recursos en este momento?

Si no puedes responder con un “sí” firme, rechaza la petición. Quédate únicamente con los proyectos que sean significativos y de valor para la empresa. Al poco tiempo, quienes te rodean comenzarán a respetar y valorar tu trabajo como nunca antes.

Enfócate en resolver tus problemas

¿Has asumido el papel de ángel guardián y solucionas los problemas de todos? Estás haciendo un daño doble. A ti mismo y a la persona que crees ayudar. Si les quitas a los demás sus problemas, les estás quitando también la habilidad para resolverlos. No permitas que otros consuman tu tiempo y energía para su beneficio. Pon límites y desvía a esas personas que sólo te hacen perder el tiempo.

Deja un comentario