Inicio Que es Feminicidio, un problema que nos afecta a todas las mujeres

Feminicidio, un problema que nos afecta a todas las mujeres

844
0
Compartir
Feminicidio, un problema que nos asecha a todas las mujeres

El mes pasado fue el mes de la mujer; ya que el 8 de marzo celebramos el "Día internacional de la mujer". Esta fecha fue ideal para celebrar los logros que se han obtenido en el reconocimiento de la mujer como un ser humano, con los mismos derechos que el hombre; pero también fue un día para recordar que todavía nos queda mucho por recorrer. Problemas como el feminicidio siguen existiendo hoy en día, y deben parar.

¿Qué es el feminicidio?

El feminicidio es el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer. Su misma definición lo establece, es un crimen de odio. Como se puede ver, esto es un concepto estrechamente relacionado con la discriminación y violencia de género. Las acciones que suelen venir antes de este acto está relacionadas con la deshumanización de la víctima. Por ejemplo, mutilación, quemaduras, ensañamiento sexual. Y puede ser tanto a niñas como adultas.

Feminicidio, un problema que nos asecha a todas las mujeresDiana Russell, activista y escritora feminista de la Universidad de Harvard, fue la primera en apoyar el concepto. Para ella, este concepto era el acto final de odio que se tiene contra las mujeres cuando son víctimas de violencia sexual. Es algo netamente relacionado con el considerar a este género como inferior.

El concepto ha evolucionado y tiene un significado alternativo. Feminicidio también se refiere a la cantidad de asesinatos de este tipo en una situación, sin actividad del Estado para evitarlos.

Situación en Latinoamérica

Latinoamérica tiene malas noticias respecto a este tema. Según Telesur, este crimen es cada vez más visibilizado en el continente. Los datos oficiales del Observatorio de la Igualdad de Género de América Latina y el Caribe, junto con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indican que en 2016, un número de 1903 mujeres fueron asesinadas por su condición de género, en 13 países del continente. Lo más grave, es que las cifras empeoraron para el 2017.

Feminicidio, un problema que nos asecha a todas las mujeresLa investigadora Alba Carosio hace una distinción entre la palabra "feminicidio" y "femicidio". El último es referido al acto en sí; mientras que el primero se refiere a la inexistencia de medidas por parte del Gobierno para arreglar este problema. Sin embargo, se puede afirmar que hay países que por lo menos lo están intentando. En su marco legal incluyeron al femicidio como un crimen aparte, con sus regulaciones pertinentes. Esperemos que esto no sólo se quede en la teoría sino que también aplique a la práctica.

De acuerdo a Carosio es importante politizar este hecho. De esta forma se puede crear conciencia a nivel social y gubernamental (en el marco legislativo). Casos así no pueden seguir ocurriendo. En Nicaragua, por ejemplo, han ocurrido al menos 40 femicidios en 9 meses. Es una cifra descabellada.

¿Y en Venezuela?

Las venezolanas tampoco nos salvamos. A pesar de que el término aparece en nuestro marco legal, este delito está escondido entre las cifras de otros crímenes. Además, los reportes periodísticos al respecto no son muchos, haciendo parecer como si esto no ocurriera. Pero es todo lo contrario.

Feminicidio, un problema que nos asecha a todas las mujeresPara el 2016, de acuerdo a Luisa Ortega Díaz -indica El Nacional- se cometieron 169 femicidos. Esta cifra es más del doble de lo que se había reportado en el 2015. Los medios califican como pasional dichos asesinatos; que fueron ocasionados por esposos, novios, exparejas. Rara vez mencionan la discriminación de género como causa de los hechos.

El 2017 se presentó como un año con casos graves también. En el mes de enero hubo 6 femicidios y 8 intentos del mismo; en febrero la cifra subió a 8 más 9 intentos. De acuerdo a los números de El Nacional, los casos aumentaron de un año para otro en un 250%.

Hechos graves como este deben evitarse. Sin embargo, no son de responsabilidad exclusiva del Estado.

Deja un comentario