Inicio Historias Peter Tsai, ejemplo de tenacidad para mejorar sus invenciones

Peter Tsai, ejemplo de tenacidad para mejorar sus invenciones

130
0
Compartir
Cortesía: El Universo

A sus 68 años de edad, Peter Tsai, el creador de las mascarillas N95; decidió que debía dejar su retiro y regresar al trabajo para ayudar a combatir el coronavirus. Ahora, demostrando que para crear, ninguna edad es un obstáculo; este científico taiwanés se ha fijado la misión de probar distintos métodos para que su mascarilla pueda reutilizarse.

Peter Tsai, ejemplo de tenacidad para continuar mejorando sus invenciones

Cortesía: InfobaeHabiendo emigrado desde Taiwán a los Estados Unidos; el doctor Peter Tsai, acompañó su actividad académica en universidades de Tennessee con la ingeniería de materiales. Fue así, como en 1992, con su experiencia en tecnología textil; perfeccionó una tecnología de carga electrostática, que permitía filtrar partículas no deseadas en fibras no tejidas. Dando origen a un material que, desde entonces; ha sido usado en las mascarillas desechables N95 y que repele el 95% de partículas. Entre ellas, virus que son transportados en microscópicas gotas de saliva en el aire.

Aunque esta mascarilla fue ideada para proteger a los trabajadores de la industria de la construcción;rápidamente pasó a ser empleada en el sector salud. Demostrando su utilidad para frenar los contagios de tuberculosis y prevenir, en 2003, la extensión de la primera epidemia de un coronavirus mortal: el SARS.

Cortesía: Facebook University of Tennessee Research FoundationAhora, tras el surgimiento del COVID-19, se ha convertido en la primera línea de defensa, por lo que, a sus 68 años de edad, su creador, decidió dejar su retiro e instalar en su hogar un laboratorio donde pudiera experimentar para idear un método de esterilización que permita la reutilización de las mismas.

Así, trabajando más de 20 horas diarias, realizando numerosas pruebas en las mascarillas ha determinado que éstas se pueden calentar a 158 grados Fahrenheit durante una hora utilizando un método de calor seco sin que su tecnología de filtración disminuya. Además, ha aportado de manera desinteresada su conocimiento a otras empresas y laboratorios para adecuar sus centros de procesamiento y convertirlos en instalaciones capaces de generar la tecnología necesaria para acelerar la fabricación de las máscaras N95.

¿Cómo romper los paradigmas que con frecuencia relegan a un segundo plano a personas de la tercera edad que aún tienen tanto que ofrecer a la humanidad?

POR CIERTO

Aunque sus colegas han bromeado con él acerca del dinero que pudo haber hecho a raíz de la emergencia sanitaria, él ha recalcado que lo más importante son las vidas, afirmando:“Si pudiera elegir, preferiría salvar 100 millones de vidas que ganar 100 millones de dólares”.

Deja un comentario