Inicio Historias Paperboy Perrito Bar, más que un hotdog

Paperboy Perrito Bar, más que un hotdog

160
0
Compartir

Alfonso Bortone, es un venezolano, nacido en Yaracuy, quien logró fusionar su pasión por la gastronomía con sus deseos de emprender; cursando estudios de cocina y graduándose como Administrador de Empresas. Así, obtuvo los conocimientos y experiencia necesarios para atreverse a emigrar con el objetivo claro de emprender en gastronomía. Así nació, Paperboy Perrito Bar.

Paperboy Perrito Bar, más que hotdogs gourmet

El primer proyecto de Alfonso en Venezuela, fue una empresa de catering; que ofrecía sus servicios tanto en bodas como en grandes eventos y actos privados. Lo que le ofreció una valiosa experiencia, imprescindible para su nuevo reto empresarial: emprender en la gastronomía en España.

Aunque tenía clara su meta, tuvo que empezar desde abajo. A su llegada a Madrid se desempeñó como empleado de grandes cadenas de comida. Realizó prácticas en el Hotel Hesperia; y trabajó también, en algunas panaderías.

Un día, paseando por Madrid, sintió grandes deseos de comer perros calientes; y aunque recorrió gran parte del centro de la ciudad, nunca encontró ni un carrito a la vista ni un ligero olor a salchichas y a pan caliente. Fue entonces cuando decidió cocinar perritos calientes. Pero dado que en las calles de Madrid le pusieron mil impedimentos para montar uno de esos pintorescos carritos, se dijo a sí mismo: “pues monto un perrito bar y de paso lo hago a lo grande”; pensando que un plato tan flexible no podía quedarse en una salchicha con pan.

¿Cómo fue el comienzo de Paperboy Perrito Bar?

Su primer local fue un establecimiento muy pequeño, con cuatro o cinco mesas; que sirvió como ensayo para conocer qué aspectos funcionaban y cuáles tenían que cambiar. Tras nueve meses, logró consolidar el concepto actual de Paperboy’ para su presentación al mercado». El nombre y la decoración del local, están inspirados en el típico niño repartidor de periódicos que trabaja duro para ganar algunos dólares. Personaje con el que Alfonso se siente profundamente identificado.

La idea ha captado el interés de un público que tiene entre 25 y 40 años y que es en un 60 por ciento de origen venezolano; quienes están más familiarizados con el concepto del perro caliente. El resultado es una carta divertida con 14 tipos de perritos y diferentes tipos de salchichas (todas de proveedores españoles de calidad y metidas en un pan de receta propia) salidos de la imaginación de Alfonso, con ingredientes que van de los más clásicos a los más insospechados. Un despliegue de sabor y creatividad que anuncia la nueva era de los perritos calientes y lo ha convertido en lugar de referencia entre los madrileños.

REDES

https://www.instagram.com/paperboyhotdogs/

@paperboyhotdogs

https://www.facebook.com/paperboyperritobar/

Deja un comentario