Inicio Historias Matica Food, quesos venezolanos en Europa

Matica Food, quesos venezolanos en Europa

180
0
Compartir

La diáspora venezolana no deja de sorprendernos por su creatividad y resiliencia; pero mucho más, por el esfuerzo que hace por mantener el arraigo a sus costumbres y tradiciones. Así, sin importar donde se encuentre, sea en Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá, Filipinas, Europa y otros países de Latinoamérica, se ha iniciado y destacado en la fabricación de quesos venezolanos. Esta semana dedicaremos nuestros programas a recordar algunos de ellos. Comenzamos hoy con:

Matica Food, quesos venezolanos que llegaron para quedarse en Europa

En el año 2019, el ingeniero agrónomo venezolano, Luis Arrevillaga, dejó su negocio familiar de más de 20 años (en Barinas) y emigró a Inglaterra junto con su esposa y sus dos hijos; decidido a continuar con su producción de quesos venezolanos. Contando con la ayuda de su esposa, quien también estaba familiarizada con la producción de lácteos; al llegar a Manchester, Luis se puso a buscar la forma de producir quesos venezolanos.

Entre sus productos destacan el queso de mano, queso de trenza, quesos de pasta hilada y un suero criollo cremoso. Así como también, el más solicitado, el queso blanco duro. Un excelente queso para rallar, asar a la plancha y para rellenar tequeños y empanadas; lo que los ha convertido en proveedores de otros emprendedores venezolanos que se dedican a la fabricación y venta de esos platos típicos de Venezuela.

En reconocimiento a su calidad, Matica Food logró obtuvo la calificación más alta para negocios de comida en Reino Unido, otorgada por la Food Standards Agency. Un logro que la ha impulsado a expandirse a todos los rincones de Reino Unido; y también en Escocia, Holanda, España, Irlanda y Francia.

¿Cómo impulsar a nivel internacional la elaboración de productos lácteos y quesos artesanales venezolanos?

POR CIERTO

A diferencia de Venezuela, los quesos hechos en el exterior están preparados con leche 100% pasteurizada, por requisitos sanitarios y de seguridad para la empresa. Por eso, Luis probó por mucho tiempo, hasta encontrar los cultivos bacteriológicos más parecidos a los que naturalmente se dan en el campo venezolano; logrando con ello llegar al sabor ideal y estandarizar su producto para garantizar que siempre sea el mismo.

 

Deja un comentario