Inicio Historias Elena Cánovas, directora teatro con mujeres presas

Elena Cánovas, directora teatro con mujeres presas

62
0
Compartir

Elena Cánovas lleva más de 30 años subiendo la cárcel al escenario. La directora de Teatro Yeses transforma reclusas en actrices; ilumina con arte el camino de la reeducación social y consigue atrapar la mirada de la sociedad. Es la exfuncionaria de prisiones que, incansable, demuestra el poder transformador del teatro al servicio de la reinserción.

Elena Cánovas, la funcionaria de una cárcel madrileña que abrió el telón de las mujeres presas

 Elena Cánovas tenía 23 años, estaba recién divorciada, con dos niñas a su cargo y un título de asistente social; cuando se convirtió en guardiana de la cárcel de Yeserías (Madrid), en ese entonces, una cárcel de mujeres. Confiada en que podría apoyarse en la recién estrenada Ley General de Penitenciaría de 1979; considerada “una de las más progresistas del mundo”, para promover la reinserción social de las reclusas. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que había sido ingenua e idealista; pues en realidad, “todo era muy desolador y muy poco proclive para la reinserción”.

¿Cómo nace el Teatro Yeses?

Muy frustrada y afectada, decidió nutrir sus horas fuera del inhóspito centro penal, rescatando la pasión por el teatro que le había inculcado su profesora de literatura, por lo que superó las pruebas para ingresar a la Real Escuela Superior de Arte Dramático (Resad). Allí, sus profesores la animaron a crear un taller de teatro para las reclusas, quienes, en su mayoría, no habían recibido una educación con la que desarrollar sus aptitudes, carecían del apoyo de un contexto familiar sólido y sus vidas estaban marcadas por la pobreza o la drogadicción.

Así nació el Teatro Yeses, que sería entonces para ellas un espacio de libertad e intimidad donde crear y olvidar su cautiverio, sino también un reto donde enfrentarse al crecimiento individual y colectivo, a la autodisciplina y al aprendizaje del respeto por la convivencia. Un espacio, donde a diferencia de la vida, “sí se permiten ensayos y los errores cometidos pueden convertirse en recursos para representar lo humano desde la verdad”.

Deja un comentario