Inicio Historias Cacay Pure, la nuez de la belleza como protagonista

Cacay Pure, la nuez de la belleza como protagonista

335
0
Compartir

Los emprendedores venezolanos Caleb White, Alberto White y Ariana Peña, se encargan de procesar industrialmente la nuez de cacay o nuez de Barinas. Así, a través de su emprendimiento Cacay Pure potencian un producto, que deja el nombre de Venezuela muy en alto.

Para el año 2015 el venezolano Caleb White se encontraba semi-retirado y quería, junto a su hijo, desarrollar un proyecto. Éste, quien acababa de renunciar a su trabajo, en un banco en Estados Unidos; ya había decidido convertirse en emprendedor en Venezuela.

¿Cómo emprender con la nuez de cacay?

Actualmente, el mercado mundial, prioriza el uso de materias naturales. Claro está, sin comprometer la calidad y pureza de sus productos. Así, busca desprenderse del uso de aditivos químicos.

En consecuencia, todo esto dio origen a la empresa Industrias Orinokia IO 82 C.A. y la marca Cacay Pure.

Cacay Pure es la primera compañía, en Venezuela, encargada de procesar, industrialmente la nuez de cacay o nuez de Barinas. Ésta es una nuez tropical, altamente nutritiva, que crece en todo el pie del monte andino oriental; desde Venezuela hasta Perú.

¿Por qué esta nuez es útil para el cuidado de la piel?

De esta nuez, los emprendedores obtienen un extraordinario aceite natural. Éste, se utiliza principalmente, para el cuidado de la piel, cabello y uñas. Gracias a su alto contenido de grasas omega, vitamina E y vitamina A.

Una de las grandes ventajas de Cacay Pure es que es el único aceite de cacay en el mercado. A nivel mundial, este emprendimiento 100% venezolano tiene los costos de producción más bajos, sin perder ni 1% de su calidad; lo cual  se traduce en precios más competitivos

Estos apasionados emprendedores son los 3 empleados de Cacay Pure, y siempre recuerdan, con cariño, su primera visita al valle de Calderas, en el estado Barinas.  Inicialmente, los caficultores no creían que podía obtenerse un aceite en cantidades suficientes, ya que sólo se acostumbraba a usarse para dulces en Semana Santa, uno que otro snack o torta.

Conociendo las grandes bondades y oportunidades que provienen de esos maravillosos árboles entendieron la importancia de cuidar lo suyo, más que nunca. Al punto que juntos implementaron un vivero para sembrar más árboles que permitan aumentar la producción en el futuro, reforestando los bosques de nuestro pie de monte andino.

Un emprendimiento que no sólo produce un producto único y maravilloso para la salud, sino que también promueve la conciencia y el progreso.

 


 

Deja un comentario