Inicio Historias Bodega58, quesos venezolanos hechos en Bolivia

Bodega58, quesos venezolanos hechos en Bolivia

243
0
Compartir

En julio de 2018, el venezolano Pedro Padrón, contratado por una empresa automotriz boliviana; llegó junto a su esposa Johana y su hijo Matías a Santa Cruz de la Sierra. Quedando impactado por las extensiones de tierra con cría de ganado y la importante producción de leche en la zona; decidió que esa sería la oportunidad de desarrollar el proyecto quesero que había dejado pendiente en Venezuela.  Así nació, Bodega58.

Bodega58, quesos venezolanos hechos en Bolivia

Mientras trabajaba en la empresa boliviana que lo contrató; Pedro había contactado a través de un amigo, a un proveedor de leche. Así, cada domingo recibía 60 litros de leche de vaca fresca, con la que él y su esposa experimentaban para fabricar distintos tipos de queso.

Un año más tarde, confiado en su idea de negocio; Pedro decide dejar su empleo. Entonces, pasa a dedicarse de lleno a la elaboración de queso artesanal, estilo venezolano, pero fusionado con productos propios de Bolivia.

Así, da vida a Bodega58, marca con la que ofrece quesos combinados con tocino, aceitunas y locoto, un pimiento o ají picante, muy arraigado en la gastronomía boliviana.  Además, quesos de pasta hilada, como mozzarella, burratas, bocattinis, queso de mano, telita, trenza y está en proceso de prueba para la elaboración de gouda y manchego. También ofrece servicios de mesas de quesos para reuniones, oportunidad que han sabido aprovechar para introducir los quesos venezolanos en el paladar boliviano.

Además, está lanzando una línea de quesos criollos, de distribución directa, que podrá mantener un costo accesible para personas de menos recursos.

¿Es posible qué fusionar ingredientes y sabores locales, facilite la aceptación de alimentos elaborados con técnicas foráneas?

 POR CIERTO

Bolivia y Panamá ocupan los últimos lugares en la lista de países latinoamericanos productores de leche. Lista que está en cabezada por Brasil, Argentina y Colombia.

Deja un comentario