Inicio Historias ASOPICA: incusión en educación

ASOPICA: incusión en educación

2365
5
Compartir

Ante un país con muchos retos el venezolano Manuel Reyna y su equipo responden con creatividad, buscando principalmente el progreso del país. Tal es su misión en ASOPICA una fundación que a través de educación y la reinserción trabajan para lograr un cambio social para Venezuela.

El venezolano Manuel Reyna de 60 años, tiene la mitad de su vida realizando pesca artesanal en Caño La Pica, estado Apure.

Así nace el 30 de Septiembre de 2003 la Escuela Integral “La Coromoto”, una escuela situada dentro del Parque Nacional Santos Luzardo, en el Caño La Pica entre los ríos Cinaruco y Capanaparo. Esta escuela desde su fundación ha logrado que aproximadamente cuatrocientos niños, tengan oportunidades de crecimiento personal y de desarrollo académico.

Los niños que asisten a la escuela integral La Coromoto son principalmente de la etnia indígena Yaruro/Pumé y lo sectores donde viven, que son zonas muy vulnerables y alejadas, no tienen acceso a servicios públicos o privados, además de la extrema pobreza que los caracteriza. Una realidad que Manuel y su socio el venezolano Caleb White buscan cambiar cada día.

Además de ser el lugar donde reciben aprendizajes, la escuela funciona como una casa-hogar en la cual los niños pasan dos semanas internos y regresan una semana a sus respectivas casas. El traslado de los niños desde la escuela a sus casas y viceversa, está a cargo también de la escuela, el conductor es el Coordinador de Logística de la institución educativa. No importa que el viaje tome unas seis horas, se hace con cariño cada dos semanas.

Actualmente la escuela atiende a 45 años, con dos amplios salones de clases, una sala de computación, dos dormitorios (uno para las niñas y otro para los varones), una casa donde viven las maestras, una biblioteca, una capilla, una casa para el personal de mantenimiento, tres consultorios médicos, un potrero que alberga 14 búfalos –de los cuales se obtiene la leche y el queso que se le da a los estudiantes y al personal-, huertos escolares y amplio espacio para la recreación de los niños.

La escuela permite el desarrollo de niños desde preescolar hasta el sexto grado de educación primaria, de manera totalmente gratuita, el trabajo diario de Manuel y su equipo se ve regido por objetivos muy claros.

Por el momento los alumnos puedan completar tanto la primaria como el ciclo diversificado, gracias al apoyo de dos instituciones afiliadas a AVEC: la Casa Hogar San Fernando, y la Escuela Granja “Padre Gumilla” de Fe y Alegría en La Guanota.

Por si fuera poco, la escuela es ecológicamente sostenible, donde la obtención de energía eléctrica no genera residuo alguno, ya que se produce a través de la energía solar, mediante el uso de paneles solares.  Y el agua se obtiene por medio del sistema eólico. Es la única escuela “verde” en el estado Apure, alineados con una dimensión ecológica humana, sana, y de profundo  respeto y armonía con el medioambiente.

Fundaciones como Asopica que trabajan por brindarles un futuro a niños que lo necesitan a través de una escuela como La Coromoto, ¿podrán ser replicables en otros sectores del país donde existe la necesidad de educación?

Información clave de nuestra historia:

El término «escuela» proviene del griego antiguo, donde su significado era tranquilidad, tiempo libre, que luego derivó a aquello que se hace durante el tiempo libre y, más concretamente, aquello que merece la pena hacerse, de donde acabó significando 'estudio'.

Conoce más sobre ellos en su página web www.asopica.org y sus redes sociales Facebook y Twitter.

5 Comentarios

Deja un comentario