Inicio Gerentes ¿Eres constantemente interrumpido por tus compañeros? Aquí te decimos qué hacer

¿Eres constantemente interrumpido por tus compañeros? Aquí te decimos qué hacer

1231
1
Compartir

A nadie le gusta ser interrumpido. Que no te permitan terminar con una idea es irrespetuoso y al hacerlo, te dan a entender que lo que estás diciendo realmente no es valioso para nadie. Las mujeres son las principales víctimas de esta situación, sobre todo en lugares de trabajo donde predomina el sexo masculino.

Varios estudios han demostrado que las ¾ partes de las interrupciones son iniciadas por hombres. Barbara Annis and John Gray en su libro ‘Work with me’ (Trabaja conmigo) afirman que las interrupciones son una forma de comunicación “masculina”.

Esto definitivamente genera incomodidades en la mayoría de las personas. Y entonces aparecen las preguntas: ¿debería enfrentar a esta persona que me interrumpe y ser argumentativo o callarme y dejarlo así y confirmar que soy más sumiso?

Según Bonnie Marcus, autora del libro ‘The Politics of Promotion’ (La política de la promoción), las mujeres son más propensas a decir frases que minimicen su credibilidad. Frases como “lo que quiero decir” o “yo pienso”, lo que puede sonar evasivo. Incluso al utilizar frases como “corrígeme si estoy equivocada” puede darle la oportunidad a alguien más en la reunión de tomar las riendas de la conversación.

Según estudios realizados, se comprobó que las mujeres suelen tener expresiones que en vez de sonar a afirmaciones suenan a pregunta y otros modismos que pueden llegar a considerarse irrespetuosos en una reunión de trabajo. Claro está que ninguno de estos malos hábitos puede ser una excusa para hacer interrupciones sexistas durante una reunión de trabajo (ya sea de parte de un hombre o de una mujer).

Aquí te damos algunas consejos para retomar el control si eres interrumpido:

Habla fuerte

Si hablas con un tono de voz bajo e inseguro, puede generar interrupciones entre tus compañeros. Habla fuerte y claro de tal manera que no quepa la posibilidad de interrupción entre tus compañeros. La idea es que el mensaje que das a través de tu tono de voz y expresión corporal es que tus compañeros entiendan que estas dando una información importante que merece su atención.

No te tomes personal las interrupciones

Efectivamente, ser interrumpido es una falta de educación y en muchas ocasiones un problema de sexismo, pero a pesar de que estés consiente de esto, no te tomes las interrupciones como un ataque personal. Si muestra enojo al ser interrumpido, lo único que demostrarás ante las personas que están escuchando es que has cedido tu poder ante el que te interrumpió. En cuanto puedas, retoma la conversación y termina tu idea con voz clara y confiada. Así le demostrarás a la audiencia quién tiene el control.

Di que quieres terminar tu idea

Si eres interrumpido por alguien es importante que expreses que tu idea aún no han concluido y que te gustaría terminarla. Puedes hacer hasta una expresión con la mano a la persona que está tratando de interrumpirte para dejarle claro que es tu turno y que debe esperar el suyo para hablar.

No digas “disculpa, pero me gustaría terminar mi idea” porque va a sonar a que estás pidiendo permiso y el que tenía la palabra eras tu. De una manera amable y sin ser agresivo o irrespetuoso hazle saber a la persona que aún no has terminado de hablar y que tienes todas las intenciones de hacerlo.

Continúa hablando

Si eres interrumpido, sigue hablando. Incluso con un tono más fuerte y alto para la persona vea que tiene que esperar su turno para hablar. Esto puede tomarse como descortés pero recuerda que tú no eres el que está interrumpiendo, es la otra persona. Demuestra que tienes el carácter para continuar y esto de seguro hará que los presentes te respeten más.

Sigue la conversación

Si la persona logra interrumpirte y quitarte la palabra, espera a que termine de hablar y retoma tu punto. Demuéstrales que tienes el poder y la seguridad de retomar la batuta de la conversación. Comenta sobre las opiniones de los demás y demuestra que tu trabajas en equipo, sin importar el comportamiento que otros tengan.

Demuestra que la interrupción no te sacó de tu objetivo. De hecho, puedes construir sobre la interrupción. Esto dejará claro tu confianza y tu liderazgo sobre los demás.

 

Las interrupciones son molestas e irrespetuosas y son más comunes de lo que creemos. No pierdas la calma y utiliza la ocasión para brillar y no dejes que los demás influyan sobre ti.

 

Fuente: Fast Company

 

1 Comentario

Deja un comentario