Inicio Gerencia 4 hábitos de innovación social que cambian las reglas del juego

4 hábitos de innovación social que cambian las reglas del juego

723
0
Compartir

Cuando pensamos en innovación social, tendemos a pensar en posibles resultados, como tecnología para los ciegos, trabajo para los desempleados, hogar para los desamparados, etc. Pero hay gente que trabaja en esto día a día y encuentra nuevas ideas y mejores soluciones para estos problemas. ¿Qué hacen estas personas en la vida cotidiana mientras no trabajan para estimular sus habilidades? ¿Podemos nosotros hacer lo mismo?

No importa cuál sea el ámbito, los innovadores sociales comparten hábitos similares. A pesar de estar siempre ocupados, ellos siempre encuentran tiempo para:

1) Leer.

Los innovadores sociales leen las noticias locales, nacionales y globales. Se encuentran constantemente informados y aunque algunos no tengan tiempo de leer el periódico de cara a cara, suelen hacer una lectura superficial, siguen al diario en Twitter y chequean el feed del RSS en su rutina matutina.

Considera los hábitos de Jeff Bigham, quien diseño el VizWiz, una herramienta que permite a los ciegos tomar fotos de lo que les rodea y recibir respuesta en tiempo real de lo que tienen frente a ellos. Jeff revisa su Twitter cada hora. ¿Por qué? Él sigue a 731 personas, algunos usuarios comunes de Twitter y otros científicos de computadoras que escriben acerca de los últimos avances en la tecnología y otros simples periodistas. El leer le permite a Jeff identificar problemas comunes e idear soluciones potenciales. Para ser efectivo, Jeff necesita saber qué ocurre en el mundo.

 

2) Refleja.

Los innovadores sociales reflejan diariamente lo que la nueva información significa para ellos y para el mundo. Le prestan atención a los pequeños momentos que les generan escalofríos y cómo puede esa información afectar su misión o modelo de negocio. Por ejemplo, mientras Jeff Chapin, diseñador mecánico, vivía en el Bay Area, tomo prestado el Segway de la compañía para viajar al trabajo. Un día la batería del Segway murió justo al lado de un desamparado. El hombre le dijo a Jeff “Es triste cuando las cosas básicas no funcionan”. Esto puso a pensar a Jeff en qué básicos pasaba por alto, ¿transporte? ¿hogar? Pero fueron las respuestas potenciales para la sanidad las que impulsaron a Jeff a mudarse a Cambodia para diseñar letrinas para los pobres rurales. Su proyecto Easy Latrine ha vendido más de 70.000 letrinas y ha impulsado a más de 50 negocios nuevos en la Cambodia rural.

La reacción de Jeff a su interacción con el desamparado es consistente con lo que hacen los innovadores con sucesos inesperados, reflejan la situación. En vez de rendirse cuando las cosas no funcionan como planeado, se pregunta qué pueden hacer diferente la próxima vez.

3) Replantea.

Los innovadores sociales regularmente replantean problemas sociales masivos como una serie de pequeños y solucionables problemas. Por ejemplo, Rebecca Onie, estudiante de segundo año de universidad, notó la conexión entre los pobres y la mala salud: los pacientes de bajos recursos no tienen suficiente comida u hogar, y la falta de estos recursos suelen empeorar su salud. Ella pudo estar sorprendida por el tamaño del problema, en cambio, como una pensadora crítica, se preguntó qué vías podrían generar hasta el más mínimo cambio, siendo ella una estudiante con recursos limitados.

Rebecca buscó al Dr. Barry Zuckerman, jefe de pediatría en el Boston Medical Center. Habló con sus compañeros de clases acerca de cómo podían ayudar. Juntando todo esto, se preguntó, “¿Y si los doctores pudieran prescribirles comida, hogar y calor en el invierno y los estudiantes pudieran ayudar a los pacientes a encontrar estos recursos?” Así nace Health Leads, un equipo de voluntarios universitarios que ayudan a los pacientes a completar sus “prescripciones”. Primero empezaron en Boston, donde vive Rebecca, ahora hay equipos en seis ciudades, incluida la ciudad de New York.

Reformular grandes problemas como problemas pequeños es un sistema defectuoso que hace que las acciones parezcan controlables. Este marco permite a la gente ver resultados completos y concretos y así construir vías de éxito. Esta vía incita la acción continua, atrae voluntarios y hasta aleja a los oponentes. Tan sólo ver el problema desde otro ángulo, hace posible a los innovadores sociales hacer el trabajo que desean.

 

4) Llegar.

Los innovadores sociales buscan mentores y amigos para probar sus ideas nacientes. Ellos no se esconden hasta tener la solución perfeccionada; reciben feedback y refinan a medida que avanzan. Muchos innovadores sociales se ubican en la comunidad en la que trabajan para así poder sumergirse en el problema y regularmente probar sus corazonadas para ver si sus soluciones funcionan.

Anand Kulkarni es la CEO de MobileWorks, una compañía que conecta a los desempleados con el resto del mundo para hacer trabajos a corto plazo para compañías de Fortune 500. Reciben pagos por encima del salario mínimo y varios trabajos pueden completarse desde teléfonos celulares en cualquier parte del mundo. Anand se conecta con trabajadores a nivel mundial para probar nuevas ideas para hacer la experiencia en MobileWorks más amena. En una llamada reciente, él le pregunto a un trabajador de MobileWorker en las Filipinas si quería que la compañía lo ayudara a conseguir cuidado médico.  El trabajador respondió entusiasmado. Ahora, MobileWorks ayuda a deducir el costo del cuidado médico para trabajadores que viven a través de MobileWorks. 

Si verdaderamente queremos cambiar el mundo en el que vivimos, debemos cambiar nuestros hábitos diarios. Necesitamos tener una mente llena de posibles alternativas para que nuestras acciones diarias pueden colocar el escenario de invención y, con suerte, generar un cambio duradero.

 

(Información extraída de: http://www.forbes.com/sites/ashoka/2013/03/12/four-daily-habits-of-game-changing-social-innovators/)

Deja un comentario