Inicio Como saber Estos son los productos que no deben faltar en tu botiquín

Estos son los productos que no deben faltar en tu botiquín

827
0
Compartir

Un botiquín bien surtido puede prepararte para tratar una gran cantidad de dolores, lesiones e incómodos malestares.

Puede que haya pasado un tiempo, desde la última vez que actualizaste los suministros de tu botiquín; por lo que, es posible que haya artículos caducados, que deben desecharse del botiquín.

Donde sea que guardes tu botiquín médico, es bueno asegurarte de tener todos los elementos esenciales, a mano. Estas son algunas de las cosas que no te deben faltar. Un botiquín es esencial en tu hogar

Tu salud es primordial. ¡Cuídala!

Protector solar.

El protector solar protege contra el cáncer de piel y los signos visibles del envejecimiento; por lo que es doblemente beneficioso.

Asegúrate de elegir uno que tenga la etiqueta "amplio espectro".

¡Ten cuidado con los protectores solares con un FPS superior a 50! Te pueden dar una falsa sensación de seguridad y hacer que pases más tiempo bajo el sol. Lo mejor es un FPS entre 30 y 50

Vendas.

Son tiras de lienzo. Varían de tamaño y de calidad en el material de fabricación. Los tamaños más usados son anchos de 5 cm, 7 cm, 10cm y 15 cm.

Hay distintos tipos:

Venda de gasa orillada:    Es la de uso más común. Fabricada en algodón. Son delgadas, ligeras, blandas, y porosas. Indicadas principalmente para fijar apósitos.

Gasa de Kling:    Es un tipo especial, tejida de tal modo que tiende a retraerse. Se amolda y fija fácilmente.

Venda de muselina:   Fabricada en algodón, pero de consistencia y grosor mayor que las anteriores. Es poco elástica pero resistente siendo utilizada para inmovilizar y sujetar férulas. Permite su uso repetido, previo lavado.

Venda elástica:   Se distingue por su elasticidad. Útil si se precisa aplicar presión. Permite uso repetido, previo lavado.

Venda elástica adhesiva:   Posee una cara con pegamento, lo que facilita su fijación. No debe aplicarse directamente a la piel, por problemas alérgicos o de piel delicada.

Vendas impregnadas en materiales:    Materiales que después de su humidificación se solidifican y permiten un vendaje rígido, como el enyesado.

Analgésicos y reductores de fiebre.

Los dolores son inevitables, por lo que es bueno mantener una reserva de ibuprofeno, acetaminofén y aspirinas.

Un termómetro digital.

Los termómetros digitales estándar son baratos, están ampliamente disponibles y brindan lecturas de temperatura precisas para recién nacidos, bebés, niños y adultos.

Compresas frías instantáneas.

El frío ayuda a calmar el dolor, reducir la hinchazón y limitar los hematomas.

¡Y la lista continúa! No te limites a lo que te decimos aquí, lo ideal es prepararse con todo en caso de una emergencia.

Deja un comentario