Inicio Como saber Cómo saber si tienes un empleado tóxico: ¡dile adiós!

Cómo saber si tienes un empleado tóxico: ¡dile adiós!

918
0
Compartir
Cómo saber si tiene un empleado tóxico dile adiós

En un equipo de trabajo, es probable que esté el típico empleado tóxico que sólo trae problemas. Si tienes este tipo de personas, lo mejor es que te deshagas de ellas; no querrás que afecten el ambiente laboral de tu empresa. Aunque pudiste haber cumplido con todos los procesos necesarios para contratar a esa persona; recuerda que no hay un sistema lo suficientemente completo como para filtrar al empleado tóxico.

Si sientes que algo anda mal con tu equipo, pero no sabes determinar quiénes son los responsables de eso, te dejaremos algunos perfiles de empleado tóxico que te conviene conocer:

El agitador

El empleado agitador, tiende a ser una terrible distracción para el resto del equipo. No hablamos de un buen tipo de distracción; hablamos de un efecto negativo en el grupo de trabajo. Suele poner a un compañero en contra de otro, utilizando chismes o rumores. Cada vez que haya un drama en la oficina, éste se encontrará en el núcleo de todo, un gran problema. Este tipo de situaciones, inevitablemente disminuyen la productividad y la lealtad del equipo.

Para identificarlo, analiza ese constante problema en tu oficina; fíjate en la persona que está dirigiendo. Esa persona, intenta ser un intermediario en el asunto, y es probable que se dirija a ti, comentándote sobre el problema e intentando hacerte formar parte de él. Este empleado es sumamente tóxico para tu equipo, no solo para el bienestar tu empresa.

El empleado intocable

Cuando hablamos de un empleado intocable, nos referimos a quienes se aprovechan de la cercanía con alguien de poder en la empresa. Éste, se aprovecha de su posición para pasar por encima de otros, o recibir un trato especial. Esta situación, puede ser sumamente dañina para la empresa; hay muchos jefes que incluso, llegan a temer despedir a este empleado.
Por la cercanía con su jefe, el "intocable" cruza las barreras de su autoridad; siente que puede dar órdenes al resto de los empleados.

El empleado renegado

Hay empleados que, a pesar de un entrenamiento y corrección constantes, no cumple con su labor siguiendo las normas; esto hace que tu empresa corra peligro. Los renegados, buscan hacer las cosas siempre  a su manera. Esta actitud puede traer como resultado la pérdida de clientes. Además, cuando el resto del equipo vea que otro empleado no sigue las reglas, podría contagiársele la actitud.

Deja un comentario