Inicio Como saber Cómo saber si te estás convirtiendo en tu propio obstáculo

Cómo saber si te estás convirtiendo en tu propio obstáculo

74
0
Compartir
Cómo saber si te estás convirtiendo en tu propio obstáculo

Muchas veces, nos saboteamos a nosotros mismos profesionalmente, sin siquiera darnos cuenta. Comenzamos a ser un obstáculo en nuestra propia vida, y nos preguntamos qué es lo que puede estar pasando. A continuación, te explicaremos algunas señales de que te estás convirtiendo en un estorbo para tu vida.

5 señales de que eres un obstáculo en tu camino

1. Todo lo dejas por la mitad

Existe uno que otro emprendedor que no puede finalizar una tarea; simplemente, le es imposible culminar. No importa la razón, el esfuerzo o la inversión; no cuentan con un enfoque completo, y se les dificulta finalizar un trabajo.

2. No admites ayuda

Hay emprendedores que, al querer ocuparse de todo por sí solos, llegan al fracaso. Como no creen que más nadie se encuentre en la capacidad para hacerlo, no admiten ayuda. Esto es un obstáculo para alcanzar sus metas; si deseas ser un buen líder, necesitas confiar en otros, en quienes tú creas que tienen potencial. Sin trabajo en equipo, el objetivo está cada vez más lejos de ti.

3. Tu opinión es la única que tiene valor

No puedes espera tener la razón todo el tiempo; muchos emprendedores no admiten haber cometido un error. Por eso, pierden la oportunidad de aprender de ello, después de todo, "de los errores se aprende". Además, admitir que te equivocas es el camino para obtener consejos de otros, y aprender algo nuevo.

4. No sabes escuchar

Cómo saber si te estás convirtiendo en tu propio obstáculo 1

Muchas veces, los emprendedores hacen preguntas y no prestan atención a las respuestas. Solo admiten una opinión que se acerque a lo que realmente quieren oír. Cuando les llevan la contraría, las palabras les entran por un oído y les salen por el otro. Pero, realmente las mejores decisiones se toman con un poco de ayuda; así, perfeccionas tus acciones gracias a distintos puntos de vista.

5. Siempre tienes una excusa

Encontrar razones para no seguir adelante, es un obstáculo terrible para el desarrollo de un negocio. Nunca te parece el momento, la economía o dices que no dispones de capital suficiente. Pero siempre hay una manera de progresar; sólo debes ser flexible, y arriesgarte. Ten coraje, y llegarás bastante lejos.

Deja un comentario