Inicio Blog 7 pasos para una casa a prueba de alergias

7 pasos para una casa a prueba de alergias

1069
0
Compartir

Mucha gente piensa que las alergias sólo pueden manejarse con medicamentos y que no se pueden prevenir. Pero una de las mejores maneras de evitar las alergias empieza en casa. El prevenir la exposición a los alérgenos hace una diferencia inmensa, y puede lograrse con algunos pasos muy sencillos en el hogar.

1. Trata de lavar las sábanas, las fundas y los cubrecamas, mínimo una vez a la semana con agua caliente. Además, es importante que si tienes la opción, compres protectores contra los ácaros del polvo.

Es importante que también laves las cortinas. Elije unas que sean fácilmente lavables, de algodón o material sintético. Si tienes persianas, mantenlas limpias, libres de polvo o selecciona persianas que se enrollan y que puedas lavar sin problemas.

2. Tienes que poner atención al piso del dormitorio, es mejor tener piso de cerámica o parquet  que alfombra. Pero si tienes alfombra, asegúrate de pasarle la aspiradora con un filtro HEPA dos veces a la semana. En cuanto al piso, también es indispensable limpiarlo regularmente con un trapo húmedo para evitar que los irritantes se propaguen por el aire.

3. Compra muebles de madera, de metal o de material sintético. No acumules objetos que guardan polvo como libros, revistas o muñecos de peluche. Si los tienes en tu cuarto, o el de tus hijos, guárdalos en un bote o recipiente de plástico e intermitentemente, mientras tus hijos duermen, mételos en una bolsa de plástico en el congelador. El frío mata a los ácaros del polvo.

4. En la cocina,  ese lugar de la casa, donde preparamos nuestras comidas y pasamos tanto tiempo, es indispensable estar alerta a los factores que producen alergias.

Lava los platos diariamente y enjuaga bien el lavaplatos y los grifos para deshacerte del moho y los restos de la comida. Limpia regularmente el refrigerador o nevera para remover el exceso de humedad que estimula al crecimiento del moho. Descarta la comida que está hace tiempo en el refrigerador y puede estar echada a perder. Limpia diariamente la nevera por fuera y remueve el polvo que se acumula en su parte superior también. Limpia regularmente los gabinetes, los cajones, la barra y el mesón. Almacena la comida en recipientes cerrados. Bota la basura diariamente. De esa manera eliminarás las posibilidades de tener roedores y cucarachas, además de los malos olores.

5.  En los baños se acumula mucha humedad que es ideal para que crezca el moho, que es un término genérico para miles de especies de hongos que se alimentan de materia orgánica. Por eso es importante que si no tienes ventilación a través de una ventana y tienes mucha humedad consideres usar un deshumidificador o quizá instalar un extractor para eliminarla. Evita tener alfombra en el baño y papel tapiz en las paredes,  lo mejor es cerámica o pintar las paredes con pintura resistente al moho.

6. Si tienes mascotas, es mejor que estén afuera de casa, procura bañarlos con frecuencia y si entran designa un área para ellos.

7. Durante los meses en los cuales hay más polen afuera, no abras las ventanas tan frecuentemente y usa el aire acondicionado con filtros de aire (que debes cambiar regularmente). Y no te olvides de limpiar los marcos de las ventanas regularmente.

 

 (Fuente: vidaysalud.com)

Deja un comentario