Inicio Blog Forma correcta para referirse al autista y a su síndrome

Forma correcta para referirse al autista y a su síndrome

4303
10
Compartir

Uno de los compromisos de los medios de comunicación hacia la sociedad es la difusión de información veraz y contrastada.

Lo más importante cuando se habla del autismo es la manera correcta para referirnos al autista y a su síndrome.

autismo

En el pasado se ha referido a una persona autista como una persona subnormal, retrasado mental e incluso mongólico, palabras que se han convertido en un descalificativo

En Octubre del 2010, el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, el Sr. Barack Obama, convirtió en ley federal lo que se denominó como “la ley de Rosa”, con la intención de eliminar completamente el uso del término retraso mental en las comunicaciones públicas y privadas generadas por cualquier organismo del gobierno de ese país. Así se reescribieron las leyes o disposiciones que contemplaban el citado término, sustituyéndolo por discapacidad intelectual.

Es por esto que la gente de autismodiaria.org ha solicitado un Manual de Estilo en los medios de comunicación con la prohibición de términos o palabras asociados a diversidad funcional y/o enfermedad como adjetivo descalificativo, por ejemplo: "Esto es un cáncer social". Eliminar la palabra Autista para referirnos a personas con autismo, usar en su lugar niños, jóvenes o personas con autismo. Eliminar el término Retraso Mental o Retrasado Mental, y en su lugar usar Discapacidad o Discapacitado Mental.

Por tanto, ellos aspiran a:

1. Dejar a un lado el enfoque caritativo o victimista que tradicionalmente han ofrecido los medios de comunicación para centrarnos en la superación de los verdaderos problemas que afectan a las personas con discapacidad, como ciudadanos de pleno derecho (barreras arquitectónicas, acceso al empleo y la vivienda, la atención sanitaria, promoción de un entorno accesible, etc.)

2. Dar voz a las personas con discapacidad, como ciudadanos independientes y protagonistas de sus propias vidas. Acabar con su «invisibilidad» es el primer paso que debemos dar para que puedan conquistar el espacio que les corresponde. «Nada sobre nosotros sin nosotros» es un eslogan que debemos tener presente antes de ofrecer cualquier información a la opinión pública.

3. Evitar el lenguaje discriminatorio y estigmatizante que pone el énfasis sobre la discapacidad por delante de la condición de persona. Es necesario tener un cuidado especial a la hora de elegir las palabras con las que vamos a definir a las personas con discapacidad, ya que el lenguaje es la herramienta que condiciona la opinión sobre la realidad. Los adjetivos sustantivados como minusválido, incapaz o discapacitado deben evitarse para llegar a superar la concepción de «enfermo» o «paciente».

4. Ofrecer una imagen activa de las personas con discapacidad. La tradicional idea de la persona con discapacidad como mero receptor de ayudas no refleja completamente la realidad de un mundo en el que la pasividad y el carácter asistencial no son la norma. Esta imagen errónea contribuye a fomentar la marginalidad.

5. Incluir a las personas con discapacidad como parte de la población general en todo tipo de informaciones y no sólo en aquellas en la que la discapacidad es el tema central.

6. Mostrar a las personas con discapacidad como ciudadanos de pleno derecho subrayando sus capacidades y favoreciendo una visión normalizada.

7. Abordar la información desde un enfoque contextualizado. Explicando las circunstancias contextuales que ayude al público a comprender y acercarse al mundo de la discapacidad con mayor conocimiento.

8. Cubrir el tema de la discapacidad de forma proporcionada, sin caer en la conmiseración ni presentar a la persona con discapacidad como un héroe.

Fuente: autismodiario.org

10 Comentarios

Deja un comentario