Inicio Blog INFOGRAFÍA: ¿Cómo responde tu cerebro al dolor?

INFOGRAFÍA: ¿Cómo responde tu cerebro al dolor?

5290
7
Compartir

Conoces el sentimiento y las sensaciones que produce el lastimarse o sufrir algún tipo de herida, pero cómo reacciona tu cerebro frente al dolor? El cerebro es uno de los órganos más complejos del cuerpo humano; no se conoce mucho sobre su comportamiento, pero estudios recientes demuestran que el dolor y la percepción de éste pueden afectar la actividad cerebral.

Según una infografía de assets.totalinjury.com, 72 millones de norteamericanos aseguraron haber tenido dolencias de cualquier tipo por más de 24 horas durante el año 2008. Como dolencias podemos identificar dos tipos: dolor intenso y dolor crónico.

El dolor intenso sirve para enseñarle a la persona que ciertas experiencias son peligrosas y pueden lastimarlos; por lo general desaparece cuando la herida sana. El cuerpo reacciona frente a estas situaciones enviando señales eléctricas a la espina dorsal a través de los receptores de la piel. Estas señales viajan a través de las fibras nerviosas, unas más rápido que otras, hasta llegar al cerebro e ingresar en la corteza sensorial; es allí donde el dolor es interpretado. Una vez reconocido el peligro, el cerebro envía una señal a través de la espina dorsal a los nervios motores para que la persona se aleje de la fuente que está causando el dolor. El cerebro tiene la habilidad de obviar el dolor mientras realiza otro tipo de actividades, es por esto que algunas personas se hacen daño sin darse cuenta.

El dolor crónico es un tipo de dolencia que permanece constante por 12 semanas o más luego de que se curó la lesión. Normalmente son un síntoma de otra condición y, cuando son muy fuertes, pueden considerarse como una enfermedad en sí.  Cuando se sufre de este tipo de dolor, las partes del cerebro asociadas con el humor y la atención se encuentran constantemente activas, desequilibrando el estado natural de este órgano.

Cuando el cerebro se encuentra ocupado enviando señales de dolor constantemente no funciona equilibradamente. Como consecuencia, las personas que sufren de dolores crónicos presentan depresión, ansiedad, problemas para enfocarse y falta de sueño. Esto puede provocar una reestructuración del sistema nervioso central, expansión y reducción de la materia gris y blanca, o cambios en la forma en que la infomación es transferida de una parte del cerebro a otra.

El centro de control emocional del cerebro interpreta la mayor parte de la información recibida sobre el dolor. Cada persona lo percibe de forma diferente, esto depende de la genética, cultura, salud, experiencias previas, motivación, estrés, ansiedad o depresión.

Está demostrado que la distracción y al amor pueden ayudar a reducir el dolor en las personas. La distracción utiliza la parte externa del sistema cerebral, mientras el amor influye en el área de los comportamientos. Ambos trabajan con los neurotransmisores de la dopamina, hormona que puede modificar la percepción del dolor y por lo tanto, reducir la molestia crónica en el organismo.

(Información extraída de:  assets.totalinjury.com)

7 Comentarios

Deja un comentario