Inicio Blog Amor de adolescentes en la tercera edad

Amor de adolescentes en la tercera edad

4109
7
Compartir

[mp3t play="Play" track="[email protected]morados-como-ninos-William-Dos-Santos.mp3"]

Según los expertos, el vínculo afectivo se mantiene a lo largo de toda la vida. Envejecer es un proceso que añade años, pero no cambia a las personas, estas mantienden sus capacidades de sentir y vincularse afectivamente con alguien.

Conversamos con William Dos Santos, Psicólogo y Psicoterapeuta, especialista en relaciones de pareja, sobre el enamoramiento en las personas de la tercera edad. “La sociedad tiene la idea de que las personas cuando ya llegan a cierta edad tienen que tejer, cuidar a los nietos y dedicarse a las actividades que ellos tienen la percepción que deberían hacer. Es normal y esperado que un adulto tenga relaciones con los otros. Una pareja  de 60 años tendrá una relación distinta a una pareja de adolescentes. Nos cuesta mucho ver, sobretodo cuando hay hijos en el medio, a nuestros padres en situaciones de sexualidad”, comentó William. “Son nuestros padres, no queremos asociarlos con personas que pueden tener sexualidad. No es insano, sólo nos cuesta verlo. Es un prejuicio de la sociedad, las personas mayores tienen que tejer, jugar dominó y tomar café en la plaza.”

Con la edad uno se conoce mejor a sí mismo y la experiencia lleva a conocer mejor al otro. Las parejas en la tecera edad tienden a focalizarse en el presente, en los momentos que comparten,  comprendiendo y respetando sus costumbres y hábitos, convirtiéndose en el bastón o soporte del otro.

“El tipo de relaciones que se establecen son distintos. Lograste lo que querías lograr y estás disfrutando más la vida, son relaciones muy enriquecedoras para ambas partes. Nos dejamos de preocupar por cosas que antes eran nuestro día día, comenzamos a despreocuparnos y podemos tener una relación diferente a las que teníamos antes”, explicó el psicólogo.

“Ha comenzado el uso de las redes sociales con personas de la tercera edad. De esta forma reencuentran personas y comienzan a tener relaciones sociales mucho más coherentes”, agregó William.

Según especialistas, muchas de estas personas viven la situación con angustia o culpabilidad, la mantienen en silencio por miedo a enfrentarse a su entorno. Todos tenemos derecho a ser felices y la decisión de compartirlo con nuestros allegados está en nosotros mismos. Hay que darnos permiso de vivir la vida plenamente y permitirle a otros aprovecharla al máximo. “El papá y la mamá son personas también y perfectamente pueden tener relaciones sociales, y por qué no, novios o novias”, concluyó William.

Para contactar William Dos Santos, pueden hacerlo a través del número de teléfono 0212.256.09.32 o el correo electrónico, [email protected].

7 Comentarios

Deja un comentario