Inicio Aprende como Para padres en apuros: aprende cómo decirle “NO” a tus hijos

Para padres en apuros: aprende cómo decirle “NO” a tus hijos

143
0
Compartir
Para padres en apuros aprende cómo decirle NO a tus hijos

Todos los padres buscan siempre, poder complacer a sus hijos, pero, no siempre esto es posible; a pesar de la felicidad que podría generar. Una petición negada puede provocar que los pequeños protesten, se enfurezcan e incluso les quiten el habla a sus padres. En esta situación es necesario recordarles que no siempre se consigue lo que se quiere. Los hijos deben ser considerados, escuchados y complacidos, pero, siempre en un límite razonable.

Por eso, te dejaremos algunas explicaciones sobre por qué el "no", es una importante palabra en la educación de tus hijos.

Ver también: 5 tips para padres con hijos de esta generación y el uso de Facebook

Los beneficios del NO se manifiestan a corto y largo plazo

Cuando un niño no se acostumbra a que todas sus demandas sean satisfechas, tiende a relacionarse mucho mejor con los de su entorno. Una amistad equilibrada, necesita que ambas partes encuentren su momento de ceder. Cuando a un pequeño todo se le permite, no conocerá la línea en la que debe, necesariamente, ceder. Esto es un beneficio que notarás a corto plazo.

Por otro lado, encontramos la seguridad como un beneficio a largo plazo. Los niños ven mayor autoridad en sus padres cuando recibe un "no", siempre y cuando sea necesario. Sienten que sus padres son una fuerza necesaria para su protección. Lo cual les permitirá tener estabilidad en su personalidad.

La palabra NO, tiene sus momentos

Cuando los padres se acostumbran a esta palabra, tienden a responder sin escuchar, sin pensar. Niegan algunas necesidades a sus hijos sin analizar la situación, y esto ocasiona que los pequeños se confundan y no comprendan qué es lo que pasa. Es primordial analizar las situaciones antes de invadirlos con puras respuestas negativas; hay que dejarlos ser, y dejarlos aprender por sí solos, en la medida en que esto no afecte su seguridad.

Educa a tus hijos para la libertad

Un niño consentido no es la crianza que tu hijo merece. Se convertiría en una persona que no tendrá control de sí, porque nunca ha tenido una propia conducta, sino que ha sido dirigida. Además, se convertiría en un joven egoísta, exigente y caprichoso; el centro de atención de todo el Universo. Pero no es obligación de nadie complacer todos sus caprichos, es por esto que, desde temprana edad, debes decir que "NO" cuando no se pueda cumplir con sus exigencias.

 

 

 

 

 

Deja un comentario