Inicio Aprende como Lentes Magic Leap son realidad ¡No lo podrás creer!

Lentes Magic Leap son realidad ¡No lo podrás creer!

73
0
Compartir
magic-leap-lentes

La compañía Magic Leap, ha dado a conocer sus tan esperados lentes. Un dispositivo de realidad mixta que cuenta, además, con su propio ordenador en miniatura.

¿En qué consisten los los lentes Magic Leap?

El equipo Magic Leap One, consta de tres componentes: los lentes, un ordenador y un controlador.  Junto a la tecnología Digital Lightfield; los objetos son creados en distintos planos de profundidad; de esa manera, nuestro cerebro puede procesarlos como lo hace naturalmente y enfocar esa realidad añadida, a la existente.

¿Qué es lo novedoso?

El sistema óptico de los Magic Leap, crea una ilusión de profundidad; por lo que nuestros ojos pueden concentrarse tanto en objetos lejanos como cercanos. Así, estos objetos se mezclan en nuestro cerebro y es el usuario, de acuerdo a la información proyectada, quien identifica las distancias adecuadas.

Asimismo, los lentes captan el mundo real; pues cuentan con sensores para detectar distintas superficies, planos. Es decir, este equipo permite que el usuario perciba lo que ve en la realidad y los objetos digitales que interactúan con ésta.

Por si fuera poco, el equipo cuenta con cuatro micrófonos, seis cámaras externas y pequeños auriculares. De esta forma, el sonido también lucirá más realista; pues su intensidad aumentará a medida que el usuario se "aproxime" al objeto virtual. Todo esto, con apenas mover los ojos de un lado a otro.

El equipo Magic Leap One; hace un mapa digital que es una réplica del mundo físico, con  gráficos muy detallados, con los que se puede interactuar.

La compañía promete que luego de utilizar las Magic Leap One (foto) no le hará falta al usuario otro dispositivo para ver televisión o gráficos de una presentación.

Esperaremos conocer de los primeros usuarios, su experiencia al probar este dispositivo; que promete generar una "realidad virtual" mezclada, de manera imperceptible con el mundo real.

 

Deja un comentario